La poesía de Andrés Hernández: VocAles

poesía Presentar la poesía de Andrés Hernández sería algo tan sencillo como resumir la vivencia de una llamarada: es algo que choca, quema, ilumina y funde.
Llena de caminos sinuosos e imágenes en movimiento, VocAles se muestra ante el lector como una recopilación de poemas vivos, apasionados, intensos; un repertorio impregnado de simbolismo y realidad a partes iguales. VocAles es, en cierto modo, una expresión propia del autor en sí mismo, que se hace letra y verso para arrastrarnos y atraparnos en su poesía.

 

Profundidad, vida, Tierra, Dios y amor intenso y arrollador

La obra comienza con una primera parte sustancial y preparatoria, la cual cuenta con cerca de una veintena de poemas. En ella nos adentraremos en materia inspeccionando los versos iniciales de lo que será una poesía realmente profunda. Veremos vida, a la propia Tierra, a Dios, a un amor intenso y arrollador.

Una alabanza a la pasión que produce la creación divina (Volcanes / ¡Creo! / Luz. Erupción. / ¡Creo!). El alma del autor empieza a abrirse, mostrándonos un telón de fondo plagado de naturaleza, una imposición del mundo oscuro que habitamos. Un amor dulce, delicado y cálido; el sol. Y el hombre; siempre el hombre.

Sinuosidad, movimiento perpetuo, corazón y plenitud.

La segunda parte, encabezada por una cita de Esquilo, es el corazón, la implosión más íntima de los versos, que se entremezclan y se tambalean para llegar a los límites de los sentimientos. Sinuosidad; movimiento perpetuo. El fuego y la luz proyectora de sombras engañosas se alejan levemente para dar paso al silencio, al agua y a la pureza de las verdades. La tierra y, una vez más, los dioses. En definitiva, Andrés Hernández entregado a plenitud, la muestra de su lírica más reciente y explosiva, que enriquecerá y hará estremecer a sus lectores.

Esquilo será en esta obra su mayor referente, más en su perspectiva de eco de los dioses (pues a modo de eco divino se mostrarán también las palabras de Hernández) que la de poeta en sí mismo. Sus ver- sos serán la imagen del sufrimiento que se produce en el interior de los hombres, de corazones afligidos que buscan una escapatoria entre las sombras. Citando al clásico griego: «las palabras son una medicina para el alma que sufre». Y, en muchos sentidos, será lo que VocAles nos dé: palabras para curar las almas que los propios versos reflejan, que también pueden ser un reflejo de nosotros mismos.

Poesía de Andrés Hernandez: Sangre y tinta fundiéndose en un solo fin

En definitiva, podríamos resumir a Andrés Hernández con muchos y característicos adjetivos. Su poesía sería definida mediante el uso de esos mismos apelativos. Porque, al fin y al cabo, sus versos son eso: él. Una expresión de los sentimientos, experiencias y emociones que traspasan desde el alma del autor has- ta sus estrofas. Sangre y tinta fundiéndose en un solo fin. Poemas y esperanzas envolviendo al lector y mostrándole el interior del propio escritor. No podemos olvidarnos de que, al fin y al cabo, la literatura clásica no es ni más ni menos que los cimientos sobre los que, de un modo u otro, se eleva toda la creación artística posterior, lo que traslada a Andrés Hernández a un puesto avanzado y primordial de aquellos autores que conocen sus raíces, que las admiran y que, además, las comparten. Una mezcla de influencia griega, dioses, tradiciones, pasado y sentimientos terriblemente explosivos. Una lírica repleta de miles de rasgos escondidos que, a su vez, emergen con facilidad entre esos huecos y estructuras inteligentes.
La naturaleza, el mundo, hechos poesía repleta de significados.

Prólogo de Ángeles Jiménez




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *