New Quijote y el desafío separatista- obra en papel

19,95

Título: New Quijote y el desafío separatista

Autor: José Manuel Gómez López

ISBN: 978-84-18148-45-3

Número de páginas: 198

Tamaño: 170 mm x 240 mm

Sinopsis: 

Una profecía Artúrica predecía la reencarnación de Arturo al acontecer una gran eclosión de cuervos, momento en que la “Dama del Lago” retornaría la “Excálibur” para con ello, restablecer la Libertad y la Justicia. Para lograr el Grial en manos de Morgana,  y  la previa prenda de su amada ”Catalina la Bella” —al estilo de Amadís de Gaula—, deberá buscar su  origen y forjar su propio destino estelar, ardua tarea para lo que precisará pasar por la humilde previa condición de escudero, como hizo en su día el homólogo Tirant lo Blanc. Así, de mano de un peculiar y enigmático maestro, será Instruido en las nuevas Normas de la Caballería ahora imperantes —la Escuela humanista quijotense—, verdadero Omega del género que instauró el imperio de “la razón”.

El choque con el concepto “romántico nacionalista” está servido, puesto que dicha ideología, excluyente: “sentimientos, raza, pueblo y lengua”, choca a su vez con un mundo globalizado, lleno de molinos gigantes, trituradores de todo lo liliputiense —drama durante siglos de Italia frente al nacimiento de los estados modernos (Maquiavelo)—. Por ello, la magia, y las sucesivas pócimas que le suministrará Merlín a Arturo, resultaran estériles frente al pétreo statu quo.

New Quijote es una “rara avis” difícil de encuadrar incluso en género; y trascendiendo a ese problema local; en base a literatura, historia, filosofía, política y derecho-, contrapone principios y valores de distintas épocas, deduciendo impactantes conclusiones: ¿y quién sale ahora en campal batalla a defender vuestra hacienda y derechos? ¿Los bancos que ahora, incluso rescatáis? ¿Quién es ahora el Caballero de la Triste figura? “Mejor os hubiera ido con nosotros y el mero diezmo, pues con poco más ahora os quedáis”. Lo mismo cabría predicar del uso del género de “la picaresca” respecto a la corrupción de la clase política, a la que sería suficiente tuviese la mitad de los principios y altruismo que Quijote en su intento de transformar el mundo, reto al que nunca el cuerdo se atreve. En definitiva, con humor e ironía, con toma y daca, acoplando, e incluso innovando a veces las propias aventuras del Quijote, junto con una buena dosis de “cuerda locura”, pretende dar una visión sociopolítica y económica global de nuestra compleja y contradictoria sociedad.

Compártelo en tus redes