El Caso 1, El Crimen de los Urquijo y El Jarabo

15,95

Título: El Caso 1

Crímenes analizados: Los marqueses de Urquijo y El Jarabo

Autores: Juan Rada y Rodrigo Castillo

ISBN: 978-84-608-6817-0

Número de páginas: 190

Tamaño: 153 mm x 213 mm

Sinopsis: 

El Caso fue un semanario español especializado en noticias de sucesos, que relataba en sus páginas los crímenes y episodios trágicos más desagradables y escandalosos de la sociedad española entre 1952 y 1997. Llegó a alcanzar una tirada de casi medio millón de ejemplares en los sesenta, gracias sobre todo a que ningún otro medio de comunicación se atrevía a divulgar noticias de este cariz en la dictadura. La fuerte censura ejercida por el aparato del régimen franquista, hizo terriblemente difícil la labor de los pocos periodistas que intentaron mostrar una realidad muy alejada de la España de pantanos y NODO.

Hoy en día sería inconcebible que la noticia de un crimen no apareciera, casi en directo, en los medios de comunicación y redes sociales. Pero en aquellos años los periodistas se jugaban el cuello por contar la verdad. Sirva, pues, esta colección como modesto homenaje a aquellos plumillas y fotógrafos divulgadores de la España real y profunda.

La colección, conformada por cuatro volúmenes, contiene algunos de los crímenes más sonados que publicaron estos periodistas en las páginas de El Caso. Pero hemos querido añadir otros más modernos que, de todavía existir el semanario, seguramente hubieran ocupado sus principales titulares.

Y comenzamos con el tristemente famoso crimen en 1980 de los marqueses de Urquijo y el, no menos triste, cuádruple asesinato cometido por el Jarabo en 1958.

El Crimen de Urquijo: El crimen más mediático y controvertido desde la llegada de la democracia. Los marqueses de Urquijo fueron asesinados a tiros mientras dormían. Han transcurrido más de siete lustros, pero se sigue ignorando cuántos y por qué intervinieron en el asalto. Un extraño proceso judicial en el que fueron desapareciendo todas las pruebas: declaraciones firmadas, la pistola, los casquillos… Hubo un solo condenado que murió «suicidado» en prisión y un fugitivo al que no se quiso localizar. Una tragedia en la que no ha existido voluntad por desentrañarla. Dotada de todos los ingredientes de un buen thriller: nobleza, banca, política, Iglesia, intrigas, amantes, despechos y mucho dinero.

El Jarabo: Jarabo era la oveja negra de una distinguida y acaudalada familia cuya vida errática y disoluta lo llevó por la senda del crimen: su abuelo había sido miembro del tribunal supremo, mientras que él acabaría siendo condenado a muerte por ese mismo tribunal tras protagonizar el juicio más célebre y publicitado del franquismo. Adicto al alcohol y a las drogas, aficionado a las armas y mujeriego empedernido, Jarabo se educó en su Madrid natal, donde pasó la guerra civil, para luego darse a una vida de excesos en Puerto Rico que lo llevó a prisión en Estados Unidos. En 1950 regresó a Madrid, donde ocho años más tarde cometería uno de los crímenes más sonados de la España negra.

Compártelo en tus redes