La magia de Julio – edición en papel

16,95

Título: La magia de Julio

Autores: Charo Benítez

ISBN: 978-84-17242-51-0

Número de páginas: 204

Sinopsis: 

La vida está llena de casualidades en las cuales no creo… La magia de Julio es un testimonio escrito desde el alma, desde la emoción de quien ha perdido a su primogénito, una persona sabia con 19 años a quien le tocó vivir una realidad diferente, alguien que nos hizo entender que todo tiene una parte positiva y que debemos seguir hacia adelante pase lo que pase. La magia de Julio está compuesta de historia y emoción, contadas desde el corazón de una madre que quedó huérfana con su partida pero que dibuja una sonrisa cuando mira el presente sabiendo que su energía sigue aquí. Julio viviendo el mundo desde su silla de ruedas quiso ser director de cine, pese a sus grandes limitaciones, quiso decir “acción” y se lo creyó y lo consiguió, porque cuando se sueñan los sueños y se apuesta por vivir, se crea una magia que consigue que todo sea simple, que las limitaciones den energía para echarles un pulso. Si vivió la vida en un plano secuencia contrapicado, la vida le dejó que cumpliera su sueño y que nos llenase de luz a los que lo vivimos con él. Porque tener un hijo con discapacidad no es una desgracia, sino una experiencia de vida que nos hace entender y empatizar con los demás, porque nos hace apreciar lo fácil y maravillosa que puede llegar a ser la vida cuando observamos el tesón de personas con distintas capacidades que granito a granito han conseguido su meta. Tener a Julio fue algo especial y mágico. A quién va dirigido este libro: ¿a personas con discapacidad y sus familias? Para decirles que se puede, ¿a aquellos que temen a la muerte? Porque piensan que somos lo que tenemos y se apegan a lo material sin tener en cuenta otros valores, ¿a las personas que sienten el mundo espiritual? Porque verán reflejadas algunas creencias, ¿a cualquier persona? Porque todos y cada uno de nosotros tenemos alguien como Julio anidado en nuestro interior con ganas de vivir, de volar y de realizar grandes sueños si se les da la oportunidad. Esta historia es de Julio, pero lleva parte de todos nosotros y sobre todo de las emociones sentidas en cada una de las historias que he relatado. “No somos nuestras emociones solo somos el observador de esas emociones”.

Categoría: Etiquetas: ,